sábado, 17 de junio de 2017

Vengo con un problema

El calendario chino - posiblemente el más preciso que exista para predecir ciclos climáticos - inicia el año al final del invierno, entendiéndose éste como la cuarta parte más oscura del año, y atribuye sabiamente a la Luna Nueva la capacidad de desencadenar o dar comienzo a esa nueva etapa, un nuevo ciclo agrícola.

Las estaciones en el hemisferio Sur son opuestas a las del Norte y, como ya hemos desarrollado en este espacio (ver), las celebraciones en el Sur fueron importadas por los colonizadores desde el Norte donde tienen sentido en relación a lo que pasa en el cielo.

En pocos días (el 7 de agosto de 2017 a las 07:40 UT) será el momento intermedio entre el solsticio de Capricornio y el equinoccio, o sea, el fin del cuarto más oscuro del año en el Sur. La Luna Nueva más próxima será el 21 de agosto, por lo tanto podríamos decir que el Año Nuevo Chino del Sur en 2017 será el 21 de agosto.

Todo cierra hasta aquí.

四柱命理

Cada año chino está representado por un animal, de un círculo de doce, a su vez relacionado con cinco elementos, entonces el ciclo se repite cada sesenta años (12 x 5 = 60). El 28 de enero de 2017 empezó el año del gallo de fuego, igual que el 31 de enero de 1957.

Existen numerosas publicaciones que explican los efectos de cada uno de estos animales sobre nuestras vidas, a su vez combinados con el animal del nacimiento de cada persona. Detalladas explicaciones sobre las fuerzas que guían a estos animales y mucho espíritu predictivo.

Llama la atención que tales publicaciones no sean populares en la República Popular China. Demandaría un trabajo exhaustivo determinar si eso es debido a la Revolución Cultural o es porque en algunos lugares de occidente se han trasladado al zodíaco chino ciertas creencias new age, dígame-lo-que-tengo-que-hacer, paternalistas y respiremos-energía, engendrando un sincretismo dedicado a mercantilizar predicciones. Algunos ciudadanos chinos consultados respondieron que no les gusta creer que el destino esté predeterminado sino que cada uno tiene el poder de cambiarlo, lo cual no está necesariamente en contradicción con tener tendencias en la personalidad. En China persisten muchas supersticiones y hay indicios de que en altas esferas del poder se está dando renovada importancia al 風水 (Feng Shui) (pronúnciese así 🔊) .

Al margen de esta observación, usted lector ya estará pensando que si el calendario está determinado por acontecimientos celestes y el año nuevo es el fin del invierno y coincide con el cambio de regencia de un animal a otro animal, entonces en el Sur no deberían guiarse con el año del Norte.

Problemón. No solamente por no saber el animal del año en el que estamos sino por no saber tampoco el animal del año en que nació cada persona en el Sur. ¿cómo determinar en qué año estamos? ¿Nos adelantamos medio año y pasamos ya mismo del gallo al perro?, ¿nos atrasamos medio año y pasamos del mono al gallo? Todo el sistema de los 四柱命理 (cuatro pilares del destino: año, mes, día y hora de nacimiento que establecen nuestro destino) tiembla en el Sur. Para la astrología china no hay solamente animales del año sino también del mes (internos), del día (verdaderos) y de la hora (secretos), y los animales de la hora sí se adaptan a la hora solar de cada lugar. No sería descabellado entonces pensar en adaptar también el animal del año.

¿En qué bicho estamos?

Ante este interrogante indagué en inglés, portugués y español, idiomas predominantes en el hemisferio Sur, y también en chino. Descubrí que hay una interna de fengshuístas entre aquellos que quieren dar vuelta todo en el hemisferio Sur y los que dicen que el 風水 es uno solo para todo el mundo. No olvidemos que a casi nadie le importa lo que pase en el hemisferio Sur, ni siquiera a sus propios habitantes y menos aún a aquellos chinos que hace seis mil años se pusieron a ver qué onda esto del .

Australianos como Hermann von Essen, Roger Green y Lindy Baxter proponen adaptaciones para el Sur mientras que otros como Yap Cheng Hai, Raymond Lo y Chan Kun Wah rechazan estos cambios, dicen que el polo magnético es el mismo para ambos hemisferios, que el Sol sale por el Este y que no hay que dar vuelta nada. Cada grupo usa chicanas que fluctúan entre la semántica y los rayos cósmicos para refutar a sus adversarios. Como si fuese poco, unos australianos cambiaron los animales de la rueda por animales autóctonos y de esa forma reemplazaron la rata por un canguro y la cabra por un koala. 

experta astróloga
En español encontré dos sitios web de Chile que afirman que el año nuevo en el Sur sería efectivamente en agosto, pero que como es el hemisferio opuesto, ying y yang, entonces en el Sur debe ser el animal "opuesto" en el círculo de animales.
Determinar cuál es el animal opuesto no es una tarea simple. Han decidido que el animal opuesto es el de hace seis años menos seis meses, o sea cinco años y medio. Entonces ahora estamos en el año del conejo de metal y en pocos días entraremos en el del dragón de agua. Y para saber en qué año nació usted, fíjese qué animal estaba a cargo en el Norte cinco años y medio antes de su nacimiento.

¿Por qué lo opuesto es ir cinco años y medio atrasados? ¿Siempre el Sur colonizado detrás del Norte? ¿Por qué no cinco años y medio adelantados? ¿O seis y medio? ¿O dieciocho y medio? ¿O la rueda girando en sentido opuesto? ¿O el año del ollag? ¿O el del hornero? ¿Soy dragón? ¿Soy rata? No sé, yo me siento tigre. Señor juez, cámbieme mi fecha de nacimiento en mi DNI, yo me identifico con este año, déjeme ser transtigre, no sea facho cis-zodiacal boreonormativo, déjeme expresar mi li-ber-tad.

Aparentemente el origen de este cálculo se encuentra en el libro An Anthology of I Ching, de W. A. Sherrill y W. K. Chu, en cuyo apéndice C (Applicability of Advanced Divination, Tzu Pin and Astrology of the I Ching in the Southern Hemisphere) los autores dicen que a partir de su extensa investigación llegaron a la conclusión de que en el Sur los animalitos y sus años deben ir cinco años y medio atrasados con respecto al Norte, pero no explican cómo llegaron a tal resultado, solamente argumentan que como China en chino es 中国 (país del centro) eso quiere decir que los chinos dedicados al 風水 dieron a entender que en los lugares que no son del centro los cálculos debían adaptarse. Tanto Sherrill como Chu murieron sin develar el misterio y sin decir si la evidencia para el cálculo la encontraron en algún manuscrito chino o si provino exclusivamente de investigaciones propias.

Le pregunté por qué cinco años y medio de atraso a Andrea Riquelme Bellido, experta chilena en Feng Shui, quien me respondió que "lamentablemente no puedo darte esa información, ya que esos temas se tratarán en una publicación que uno de mis maestros no ha abierto al público todavía y tienen los derechos de autor sobre esa info. Cuando ya esté publicada podría decirlo pero por el momento no puedo".

Ignoro de qué manera fluye el 氣 a través de los distintos tipos de licencias de copyright, pero es una pena terminar este artículo con enormes dudas sobre qué animalito maneja nuestro destino mientras que cualquier persona nacida en el hemisferio Norte va por la vida sin problemas al respecto.

sábado, 27 de junio de 2015

:|| Tormento auditivo en Congreso

En la página web del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires puede leerse: “El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires terminó las obras de restauración y puesta en valor de la fuente del Monumento a los Dos Congresos, y ahora los vecinos y turistas pueden volver a disfrutar de las “aguas danzantes”, un espectáculo de luces y sonido frente al Congreso Nacional. Esta rutina de luces y sonidos dura 9 minutos y hay tres shows: a las 19, a las 20 y a las 21. El espectáculo fue pensado desde una óptica sustentable y se tuvo en cuenta el ahorro de energía eléctrica y agua. La inversión para recuperar la fuente fue de más de un millón de pesos. También se incorporó un sistema de parlantes para la música del show, en el que sonarán los temas “Adiós Nonino”, “La Cumparsita” y “Me siento mucho mejor”, de Charly García.”

Desde Septiembre de 2014, quienes se encuentran en el área de alcance del sistema de sonido del monumento - un semicírculo de unos trescientos metros de radio - escuchan tres veces por día esta secuencia musical. Un curioso criterio curatorial para escoger las tres obras que supuestamente deleitan a turistas y vecinos: una obra de Piazzolla compuesta cuando murió su padre, que no transmite más que una gran tristeza, “La Cumparsita”, tango uruguayo despreciado públicamente por Piazzolla y “I'll Feel a Whole Lot Better” de la banda estadounidense The Byrds, en versión cover de Charly García, por lo que la familia de su compositor, Gene Clark, debería estar recibiendo pagos por derechos de autor, así como los herederos de Piazzolla y Carosello Records, quienes ya deben estar cobrando por la hiperpiazzollizada musicalización de los buses turísticos y todo lo que tiene que ver con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.


Juan vive a más de cien metros de los parlantes. Entre su departamento y el enrejado monumento hay un edificio grande que amortigua el sonido. Aún así le llega a todos los rincones de su casa y está harto del asunto. “Imaginate escuchar lo mismo tres veces por día todos los días. Al principio eran como diez veces por día, desde la mañana. Después, creo que en diciembre, empezaron a ponerlo tres veces por día. Se escucha aún con las ventanas cerradas. Es enloquecedor, sobre todo porque sabés que ya viene. Es automático, a las siete menos diez empiezo a ponerme nervioso antes de darme cuenta porqué y lo único que puedo hacer es irme de mi casa o cerrar las ventanas y poner música muy fuerte, y no tengo ganas de escuchar música fuerte ni de cerrar las ventanas. A veces necesito acostarme temprano porque hay días que me levanto a las cuatro y media de la mañana y me despierta. Es horrible. Ni con tapones para los oídos. Ya les escribí a los representantes de la comuna y no me respondieron, llamé al 147, primero me tomaron el reclamo, volví a llamar y una máquina me dijo que el personal de fuentes y plazas ya había solucionado el problema, pero la musiquita seguía ahí. También les dejé mensajes en facebook a Rodriguez Larreta y a Michetti. Curiosamente antes de las PASO la pararon, como por diez días y después volvió.”

En Guantánamo y en centros de detención administrados por EEUU en Irak, se tortura haciendo escuchar lo mismo una y otra vez. Ha demostrado ser una de las formas más efectivas de tormento para quebrar prisioneros antes de interrogarlos. Una de las canciones más usadas es “I Love You” del dinosaurio Barney, una pieza simpática que reproducida repetidamente puede enloquecer a cualquier padre y al más rudo guerrero de Al Qaeda.

Gustavo vive sobre la calle Yrigoyen, frente a la Plaza del Congreso. “Mirá, a mí me encantaba Piazzolla pero ahora creo que han logrado que casi lo deteste. Debería tomarme un tiempo para poder volver a escucharlo, pero Adiós Nonino creo que no voy a poder nunca más sin ponerme mal. Encima han puesto una versión que se escucha mal, mal grabada. Después viene la cumparsita, con el volumen altísimo, saturado. Tapa la música que escucho dentro de mi casa o la tele. Este departamento me encanta, vivo hace siete años acá, está todo bien con la dueña, pero ahora en dos meses se vence el contrato y no voy a renovarlo. En el 147 del Gobierno de la Ciudad me dijeron que no podían tomarme la denuncia porque no se trata de un mal funcionamiento. Me dieron a entender que no puedo hacer nada porque es una obra del mismo gobierno y no van a sacarlo. Encima llamás al 147 y te ponen un loop de Libertango hasta que te atienden. No entiendo qué les pasa con Piazzolla. Llamé al Ministerio de Espacio Público, mandé un montón de emails y nunca me contestaron. Hace meses que a la hora del chiste este me voy a caminar por ahí, lejos. Son más de dos horas que no quiero estar en mi casa. Los vecinos del edificio también están hartos. No entiendo cómo a alguien se le puede haber ocurrido que esto es una idea copada. Parecen los Ellos del Eternauta que están tirando una musiquita del mal desde su cuartel central.”

Habiendo infinidad de tangos y de música argentina de otros estilos que ya es de dominio público, ¿por qué elige el GCBA piezas musicales por las que debe pagar derechos de autor para amenizar las esperas telefónicas, los eventos sociales o los espacios públicos?

En varios artículos periodísticos puede encontrarse que Buenos Aires está cuarta en el
ranking mundial de ciudades con mayor contaminación sonora. Más allá de lo difícil de hacer una medición fiable y de lo frustrante de quedar fuera del podio, es cierto que no es un tema instalado en la agenda, del que no se habla y es grave. Es una ciudad con mucho ruido, que proviene principalmente de bocinas, de alarmas, de motos con escapes alterados para hacer mucho ruido y de altoparlantes. El desarrollo tecnológico del siglo XX y su uso indebido. En todos estos casos el GCBA es responsable directo por falta de control. Las leyes existen y hasta estipulan las multas por el uso innecesario de bocinas: Ley de tránsito 24.449 y Ley 1540/04 de la CABA, conocida como Ley de Ruido. Sin embargo se toca bocina salvajemente en cada esquina aún frente a agentes de tránsito que jamás lo castigan. Es normal incluso tocar bocina a cualquier hora para que abran un portón. El problema es que el ruido excesivo y molesto afecta la salud y no se compensa con alimentos orgánicos y ejercicio físico. Que el ministerio de Ambiente colabore con la contaminación sonora es más que paradójico. Y que en el gobierno sepan que hay vecinos quejándose de que sufren y aún así no den marcha atrás con su obra es una fea actitud. Es necesario comenzar a tomar acciones para bajar el nivel de ruido innecesario en Buenos Aires.





www.facebook.com/bastadeadiosnonino

jueves, 19 de febrero de 2015

Mapa’s

Supongamos que hay una necesidad natural de festejar. Que conviene tener por lo menos una fecha al año para celebrar en patota sin importar bien qué; porque le hace bien al organismo, a la circulación y previene la diabetes y el lupus. Supongamos. Cada celebración nace en un contexto y si se arraiga y se hace tradicional es porque ese contexto es propicio. Puede haber resultados indeseados si se intenta injertarla forzadamente en un entorno muy distinto. Celebrar un acontecimiento parece tener mucho sentido. Celebrar el aniversario de un acontecimiento ya puede parecer un poco raro. Más raro es conmemorar un acontecimiento en una fecha distinta. Y mucho más raro es celebrar sin saber qué es lo que se festeja. Malestar 1: El año entero diciendo que la iglesia católica es una institución asesina y corrupta, que el cristianismo es de lo más perverso que ha habido en el mundo, que la navidad es consumismo y es juntarse a comer como cerdos con parientes antipáticos, que Jebús y la virgen Marisa, que "saquen sus crucifijos de nuestros ovarios"... y van el 24 de diciembre a la mañana a buscar la comida y las bebidas que dejaron encargadas dos semanas antes, se endeudan para comprar regalos, ponen en medio de su casa un montón de plástico en forma de pino hecho por trabajadores chinos en condiciones de explotación y comparten en las redes sociales textos que alertan sobre las condiciones laborales de esos mismos esclavos chinos. Tradición con malestar. El amor y la paz y las estrellitas y los augurios y sacan pasajes en su época más cara para ir a visitar parientes. Todos al mismo tiempo para encontrarse y decirse “feliz navidad”. Síndrome de Estocolmo. En casi todas las culturas antiguas subtropicales hay celebraciones relacionadas con algún punto notable de la órbita terrestre alrededor del Sol. En muchos lugares, la fiesta más importante del año - varios días de descontrol y bacanales - coincide con el solsticio de invierno (saturnales romanos, Yule, شب یلدا‎, años nuevos mapuche e inca, etc.) y es una linda forma de celebrar la vida en el día más oscuro del año, de resistir el frío, de no darse por vencido, de luchar contra las condiciones ambientales y no encerrarse a hibernar. Celebrar de la misma forma y al mismo tiempo que en el Norte en la exuberancia del verano no parece muy sensato. Excesos de comida y alcohol con mucho calor y el agravante de quedarnos sin celebración en invierno. Casi todas las fiestas son en épocas frías en el hemisferio Norte mientras que en el Sur se superponen con las vacaciones de verano (observar el cuadro más abajo) y en tiempos de frío no tenemos celebraciones, a excepción del Día de la Nostalgia en Uruguay y de algunos australianos que celebran Christmas in July. Los feriados patrios argentinos no son una invitación al jolgorio (el aniversario de la muerte de Belgrano coincide con el solsticio) y somos tan diversos que festejamos cualquier estupidez anglosajona pero ignoramos el año nuevo mapuche. También se celebraba en ocasión del equinoccio de primavera (Ostara, fiesta de la fertilidad), del comienzo del invierno (homenaje a los muertos), del solsticio de verano con fogatas. Solsticios, equinoccios y puntos intermedios. Ocho momentos en el año que daban inicio a una estación. En el siglo 4, bajo el gobierno del emperador Constantino, se superspuso simbología cristiana a estos sabbats y otras celebraciones: Pascua (Easter en inglés) en el equinoccio de primavera, San Juan para el solsticio estival y la más importante: Saturnalia, Yule, Helios Invictus, el nacimiento del Sol; pasó a ser el nacimiento de Jesús y a la puta que lo parió. Y como Jesús era judío y al octavo día se lo circuncidó, año nuevo. Chau. Es curioso que los usos y tradiciones de cada una de esas fiestas hayan persistido a pesar de su cristianización: Los conejos (símbolos paganos de fertilidad) y huevos de pascua (el huevo del que nació la diosa babilonia de la fertilidad Ishtar), la fogata en San Juan, las comilonas de Na(ti)vidad, las velas, el muérdago, los colores verde y rojo, los ciervos, la estrella de cinco puntas y el árbol fálico. La iglesia fue la primera en disfrazar la fiesta del solsticio de invierno; después CocaCola y el capitalismo la transformaron en una orgía de consumo que gira alrededor de un árbol y un gordo vestido de rojo y blanco.
Malestar 2: Mi amiga 晨 empieza a deprimirse a mediados de cada enero cuando piensa en que se acerca el año nuevo chino, o festival de la primavera. Deberá viajar a su pueblo a visitar a su familia, ver a todos sus parientes, escuchar que le pregunten cuándo piensa casarse, aunque no tiene novio y tiene 23 años, y que “mirá tu prima que tiene 22 y ya tiene dos chicos” ahora que se permite un segundo hijo.
A fin de año la gente hace proyecciones para el ciclo siguiente. Deseos, promesas, planes. Suponiendo que sean factibles, el dos de enero pueden empezar a ponerlas en práctica...en el hemisferio Norte. Por el contrario, en el hemisferio Sur la coincidencia del cambio de ciclo con el verano hace que se comience en plena parálisis. El calor dificulta el trabajo eficiente, la gente se toma vacaciones. Muchos negocios cerrados. Las ciudades están vacías en enero. En febrero ya no están tan vacías aunque todavía hace mucho calor y otros están aún de vacaciones, entonces tampoco se hacen cosas importantes y en marzo todavía hay algunos que se van de vacaciones entonces se los espera para tomar decisiones importantes y después viene la semana santa y las minivacaciones y de esta forma el año empieza en serio en mayo y ya todos olvidaron lo que se habían propuesto a fines de diciembre. Llevan por lo menos tres meses haciendo como que trabajan, lo que desgasta casi tanto como trabajar eficientemente pero es improductivo. Empiezan a hacer cosas en mayo, ya cansados y en noviembre están agotados después de sólo seis meses de producción. Y se ponen muy ebrios y se sacan ojos con petardos, como en Saturnales pero en verano en el hemisferio Sur.

Malestar 3: Los holandeses biempensantes están molestos con una parte de su celebración navideña. Zwarte Piet es el esclavo - negro - que acompaña a Sinterklaas (San Nicolás) en su fiesta del 6 de diciembre y hace las veces de viejo de la bolsa que abduce niños que se portan mal. No les gusta que se los señale como racistas y entonces algunos dicen que Zwarte Piet no es esclavo sino socio y que no es negro sino que está sucio por tener la costumbre de meterse en chimeneas, aventura en la que extrañamente su blanco socio Sinterklaas no lo acompaña. No biempensantean tanto con respecto a que la belleza de sus ciudades sea producto del saqueo de Indonesia, Sudáfrica y el Caribe o a que inmigrantes de países pobres hagan los trabajos feos. Tan progres ellos. El equivalente eslavo de Sinterklaas, Дед Мороз, va acompañado por su nieta Снегурочка. La alternativa ante todo este malestar y rechazo a tradiciones discutibles es negarse - con buenos pretextos - a celebrar navidad y año nuevo, pagando el precio de quedarse sin celebración importante y masiva. Monopolio de la celebración. Hay muchos antinavidad que igual se juntan a celebrar algo, no saben qué. Juntarse, comer y chupar. Otros que invocan valores tradicionales de la navidad en oposición al consumismo, como si el origen de esta fiesta fuese los augurios de paz y amor.
La astronomía tiene por fin, como toda ciencia, la predicción. Las primeras observaciones astronómicas y los calendarios buscaron predecir las posiciones cíclicas de los astros en el cielo terrestre con gran precisión. Inmediatamente se evidenciaron varios puntos notables de las órbitas. Más tarde se estudiaron los fenómenos del cielo y sus efectos sobre los seres vivos, tanto en la astrología como en los estudios meteorológicos que inciden en la agricultura y la supervivencia de la comunidad. El calendario gregoriano, y también otros calendarios de religiones abrahámicas, quitan importancia a estas relaciones - fundamentales en el resto de los calendarios - y marcan sus fechas importantes con episodios de la vida de Jesús o de su profeta correspondiente, a la vez que introducen un concepto de tiempo lineal que avanza y en el que solamente hay eventos irrepetibles, en vez de un tiempo cíclico que se repite cada día, luna y año, que está más relacionado con la naturaleza y que no distingue tan claramente entre pasado y futuro. Sin embargo, ciertas ideas cíclicas perduran en este modelo lineal del tiempo. A su vez, la división del año en cuatro estaciones es insuficiente para explicar mínimamente las características del clima. Nuestro almanaque ignora al sol y apenas comenta las fases lunares. Solamente indica días de trabajo, de descanso y feriados. El hombre occidental ha perdido la relación con el cielo y con el entorno. No sabe siquiera distinguir a simple vista una luna creciente de una menguante. Pero está atento al pronóstico del tiempo como si fuese algo caprichoso y se sorprende y exclama “¡Qué tiempo loco!” si diez semanas después del solsticio de invierno hace algo de calor ya que cree que todavía es invierno. No es consciente de la influencia de la Luna en las mareas, los brotes vegetales y la reproducción animal, ni tampoco planifica sus actividades al aire libre sabiendo que - por ejemplo - durante la fase creciente de la Luna los animales e insectos están más activos que en la fase menguante.

Unos lindos enlaces:
www.timeanddate.com/worldclock/sunearth.html
www.die.net/earth/
www.die.net/moon/
La influencia de la Luna es más notable para los habitantes de zonas tropicales, donde el Sol no genera tantas oscilaciones de temperatura como para dividir el año en verano e invierno sino que las estaciones se refieren a lluvias, vientos o corrientes. Las estaciones de las que nos ocuparemos afectan las zonas subtropicales.


Heinrich Hoffmann - Besuch bei Frau Sonne, 1924
Periodos solares 節氣
El calendario agrícola asiático 农历 divide el movimiento aparente del sol sobre la eclíptica a lo largo de un año en 24 períodos solares. Puntos separados cada 15º de la eclíptica (o sea 15 días y monedas), subdivididos en tres subperíodos o péntadas. Son muy útiles para la agricultura y también para el humano urbanizado aunque crea que ya no debe preocuparse más por estas cosas. Ocho de los veinticuatro puntos coinciden con los sabbats.
Estos 24 períodos solares están calculados obviamente para el hemisferio Norte. A continuación intento adaptarlos al hemisferio Sur, por lo que las fechas no coinciden con las tradicionales del hemisferio Norte. Es posible que funcione. Si miramos un mapa de antípodas notaremos que no hay otros dos lugares en el mundo que coincidan tanto como China y Argentina. Nótese cómo en la época de vacaciones estivales no hay celebraciones importantes que se superpongan.

eclíptica
gregoriano aproximado
período solar
sabbat
otros eventos coincidentes
señales
zodíaco
135º
7 de agosto
立春 lìchūn (comienzo de la primavera)
imbolc (comienzo de la primavera)
Año Nuevo Chino. Festival de la Primavera. Tết Nguyên Đán. Jour de la marmotte. Carnaval. Día de la Pachamama. *14: Lupercalia. Februalia (febrero). Fiebre de amor. Orgías. Festival de purificación. Día de los enamorados.
Fin del cuarto más oscuro del año. Empieza un nuevo ciclo. Los ríos y suelos se descongelan. Los animales hibernantes despiertan.
Leo
150º
23 de agosto
雨水 yǔshuǐ (agua de lluvia)

Масленица (semana de la manteca, confesiones y perdones)
Más lluvia que nieve. Los peces nadan río arriba. Brotan árboles y pastos.
Virgo
165º
8 de septiembre
驚蟄 / 惊蛰 jīngzhé (despertar de insectos)


Aparecen mariposas. Metamorfosis de las orugas. Florecen los duraznos.
180º
23 de septiembre
春分 chūnfēn (equinoccio de primavera)
ostara (equinoccio de primavera)
Pascua. نوروز (en Irán, Azerbaiján, Georgia y los países con el sufijo -stán) Año nuevo Persa. Año nuevo Babilonio. Parar huevos en su base.
Tormentas eléctricas. Florecen los cerezos.
Libra
195º
8 de octubre
清明 qīngmíng (claro y brillante)

Festival Qingming de limpieza de las tumbas. Kanamara Matsuri (festival del pene de acero).
Cambio de ciclo en el calendario islandés. *13-15: สงกรานต์ (año nuevo tailandés)
Aparecen arcoiris. Crecen las codornices. Mucho resfrío.
210º
23 de octubre
穀雨 / 谷雨 gǔyǔ (lluvia para los granos)


La lluvia hace crecer los granos.
Escorpio
225º
7 de noviembre
立夏 lìxià (comienzo del verano)
beltane (comienzo del verano)

Fertilidad. Los grillos y ranas cantan. Aparecen las lombrices.
240º
22 de noviembre
小滿 / 小满 xiǎomǎn


Granos maduros. Campos verdes.
Sagitario
255º
7 de diciembre
芒種 / 芒种 mángzhòng (aristas de granos)

*19 Palomita de Poy
Salen las barbas o estigmas de los granos. Aparecen mantis.
270º
21 / 22 de diciembre
夏至 xiàzhì (solsticio de verano)
litha (solsticio de verano)
Fiesta de San Juan. Fogatas.
Festival de la carne de perro de Yulin.

Capricornio
285º
6 de enero
小暑 xiǎoshǔ (calor menor)


Las cigarras empiezan a cantar. Aparecen las libélulas.
300º
20 de enero
大暑 dàshǔ (calor mayor)



Acuario
315º
3 / 4 de febrero
立秋 lìqiū (comienzo del otoño)
lughnasadh (comienzo del otoño)

Fin del cuarto más luminoso del año. Primera cosecha. Gratitud.
330º
19 de febrero
處暑 / 处暑 chǔshǔ


El calor disminuye. Los granos maduran.
Picis
345º
6 de marzo
白露 báilù (rocío blanco)



20 de marzo
秋分 qiūfēn (equinoccio de otoño)
mabon (equinoccio de otoño)
Fiesta de la Vendimia. Mehrgân مهرگان
Segunda cosecha. Gratitud.
Aries
15º
5 de abril
寒露 hánlù (rocío frío)

Cambio de ciclo en el calendario islandés.
Florecen los crisantemos. Ojotas con medias. Los grillos dejan de cantar.
30º
20 de abril
霜降 shuāngjiàng (escarcha)


Las hojas se ponen amarillas. Los insectos se adormecen. Mucho resfrío.
Tauro
45º
5 de mayo
立冬 lìdōng (comienzo del invierno)
samhain (comienzo del invierno)
Día de Muertos. Halloween. Дзяды, Día de los Ñatitas, Año nuevo de Coligny.
Días notablemente más cortos.
60º
21 de mayo
小雪 xiǎoxuě (nevada menor)


No se ven arcoiris.
Géminis
75º
6 de junio
大雪 dàxuě (nevada mayor)

Regalos a los niños de parte de Sinterklaas y su esclavo (*6) y tambíen de Дед Мороз y su nieta (*19).
Los pájaros dejan de cantar. Los tigres se aparean.
90º
21 de junio
冬至 dōngzhì (solsticio de invierno)
yule (solsticio de invierno)
We Tripantu (año nuevo Mapuche). Machaq Mara (año nuevo Aymará). Inti Raymi (festival del sol Inca). Navidad. Saturnales. شب یلدا‎ (en Irán, Azerbaiján y los países con el sufijo -stán). Коляда.
Los insectos hibernan. Los ciervos desmogan.
Cáncer
105º
7 de julio
小寒 xiǎohán (frío menor)



120º
23 de julio
大寒 dàhán (frío mayor)



Leo


Que los astrólogos se ocupen de pensar qué pasaría con el horóscopo chino en el hemisferio Sur y también de pensar si el animalito del año debería cambiar seis meses antes o después que en el Norte o al mismo tiempo para todo el planeta (ver artículo). No es tema de este artículo el horóscopo sino la utilidad del calendario agrícola adaptado a nuestra latitud. Un problema recurrente de todos los calendarios es la falta de coincidencia entre la órbita terrestre alrededor del sol (año), la rotación terrestre (día) y la cantidad de vueltas lunares alrededor de la Tierra. El año dura aproximadamente 365,256 días, lo que puede corregirse más o menos agregando un día cada cuatro años y restando tres cada cuatrocientos. Algunos calendarios tienen años de doce meses lunares, 355 días y un décimo tercer mes cada doce años. El problema de base es querer forzar la coincidencia de todo y que el cambio de año coincida con la medianoche y con la luna nueva. Con hacer que el cambio de año se dé en horarios distintos cada año se solucionaría todo este asunto: el último día del año se transformaría en un momento del día en el primero del año siguiente. Listo. El cuadro anterior se refiere únicamente a la órbita terrestre alrededor del Sol. Su conjugación con las fases lunares y sus efectos combinados sobre la atmósfera abren nuevas dimensiones de estudio en los calendarios lunisolares. Un ejemplo de esto es el año nuevo chino: la luna nueva más cercana al punto intermedio entre el solsticio de invierno y el equinoccio. En 2015 eso ocurrirá en el hemisferio Sur el 14 de agosto.

¿En qué punto contar el cambio de año? Podría ser un evento astronómico como un solsticio, un equinoccio, perihelio o afelio. También es posible usar el aniversario de una fecha humana para el cambio de año y también para el comienzo de la era, como el calendario gregoriano que usa la falsa circuncisión de Jesucristo como comienzo del año, pero esto llevaría a interminables discusiones entre los defensores de esta fecha y quienes saben muy bien que Jesús no nació en invierno un 25 de diciembre (¿dos semanas de embarazo?) o aquellos que no dan importancia a Jesús y prefieren que la fecha que marque el comienzo de nuestra era sea el nacimiento de Gengis Khan, el día que Joseph Priestler inventó la soda, o cualquier otro.
No espero que una propuesta mía de reforma de calendario sea adoptada. Ya lo intentaron Isaac Asimov, Elisabeth Achelis, Marco Mastrofini, Moses Cotsworth, los revolucionarios franceses y otros. Propongo este calendario alternativo para aquellos que se interesen por recuperar un sistema que indique los acontecimientos celestes y sus influencias en la Tierra, más particularmente en las regiones subtropicales del Hemisferio Sur; colonias europeas donde los conquistadores importaron leyes y costumbres que aquí van a contramano. Cuando los vikingos se establecieron en Islandia descubrieron que su calendario anterior no se adaptaba a las necesidades del nuevo lugar e hicieron uno nuevo sin problemas. Quizás quedaríamos todos contentos si dos calendarios pudiesen coexistir de la misma forma que la temperatura puede medirse en grados celsius, kelvin o farenheit. No puede argumentarse en contra que se trata de tradiciones y costumbres. La navidad como se celebra hoy es un invento del siglo veinte. La peor parte de lo tradicional es la que hace que sea el mismo festejo vacío de sentido todos los años, que se hace porque todos lo hacen. Los chinos están perdiendo también su relación con el cielo al occidentalizarse alocada e indiscriminadamente, globalizados y festejando en masa sin saber qué festejan. Adoptaron el calendario gregoriano hace menos de cien años y las generaciones jóvenes ignoran el calendario agrícola, festejan halloween y se matan por unos billetes de cotillón la madrugada del 1 de enero. Los japoneses ya ni siquiera celebran su año nuevo tradicional. Algo similar pasa con las culturas nativas americanas y sus conocimientos astronómicos que se van perdiendo. Son muy pocos los lugares en el mundo donde no se celebra año nuevo el 1 de Enero. Habiendo varios momentos de comienzos o cierres de ciclos en el año, podríamos empezar a tener fiestas más relacionadas con lo que nos rodea.